Menu

REVISTA EL MUEBLE Una casa con aire de viejo granero

REVISTA EL MUEBLE Una casa con aire de viejo granero

http://www.elmueble.com/articulo/casas/19130/una_casa_con_aire_viejo_granero.html

Una casa con aire de viejo granero

Durante los meses de calor las puertas de esta casa se abren de par en par para disfrutar de un porche único con una gran glicina que regala sombra y aroma.

Junto a la mesa del porche, la huella de un gato se dibuja con claridad en el pavimento. “Las baldosas proceden de una antigua era, el gato pasó por encima cuando el barro estaba aún fresco hace quizá cien años”. El dulce aroma de la glicina, llamada también flor de pluma, inunda el ambiente mientras la arquitecta Ivana Tuneu, del estudio Lizarriturry Tuneu, nos cuenta cómo nació esta casa ampurdanesa con aire de cabaña rural.

Volcada al exterior

“Los propietarios la querían completamente integrada en el terreno y volcada al exterior. La gran estancia que agrupa estar, comedor y cocina da a tres fachadas y en verano todas las puertas están abiertas hacia el porche y el jardín. Las aberturas que dan al norte proporcionan vistas, las que miran al sur son fuente de luz”, explica Ivana.

Este gran espacio principal está dividido con un módulo bajo de obra que integra la chimenea, flanqueada por dos leñeras, y la salida de humos convertida en eje visual pero también en un elemento decorativo. “La zona de comedor y cocina está algo más elevada, lo que le otorga un punto de anfiteatro omirador desde el que se ve todo el espacio”, señala la arquitecta.

El pavimento combina el microcemento en cocina y comedor y el parquet de roble en el salón. Todos los dormitorios disfrutan de salidas directas al jardín, el principal por ambos lados de la cama. “La casa se abre a la naturaleza y más cuando hace buen tiempo. Es un privilegio sentir cómo el aroma de las glicinas y del resto de las flores se cuela en todos los rincones de la casa”, concluye.

Como en
 un granero antiguo

“Quisimos que el interior tuviera un aspecto que recordara a un almacén agrícola, un gran espacio con techos altos, viguería de pino y paredes de ladrillo antiguo. Y para las puertas que se abren al exterior, se eligieron carpinterías de hierro y bonitos postigos de madera”.

Salón y cocina: Un espacio único para disfrutar

La vida de la casa gira en torno a un espacio único abierto al exterior, de ahí que no existan barreras entre estar, comedor y cocina. La cocina cuenta con una isla de obra que la independiza del resto y un retranqueo para la zona de cocción con antepecho cerámico que recuerda al barro.

Los dormitorios: Un jardín privado

El dormitorio principal tiene dos salidas, una al jardín común y otra a un rincón recogido que es el jardín privado de los propietarios. Cuando cae la noche y los niños se han acostado es aquí donde se relajan a la luz de las velas, solo acompañados del silencio y del canto de los grillos.

 

Tags: , ,
Share